correo electrónico

CONDOR

 

Misión

Contribuir a la mejora económica y social de la nación mediante el desarrollo de la academia, investigación y extensión que permitan la formulación de propuestas de desarrollo forestal ambientalmente seguras, económicamente viables y socialmente deseables para formar Ingenieros Forestales comprometidos ambiental y socialmente con el país.

Visión

El programa se proyecta como una fuente de formación de líderes con la autonomía, capacidad y rigor académico suficientes para jalonar procesos y asumir posiciones tanto en el sector público como privado y que en conjunto con la comunidad permitan la armonización de los procesos ecológicos, económicos, políticos y sociales hacia la búsqueda de un deseable desarrollo forestal sostenible.

 

Reseña Histórica

Hasta el final de la década de los años 40's del siglo pasado, los recursos naturales renovables estaban administrados, mas no manejados por el Ministerio de Agricultura, quien otorgaba permisos de aprovechamiento con una visión minera, continuando la cultura de explotación de los recursos heredada de los conquistadores españoles.
 
Los estudios realizados sobre nuestros recursos tenían como objetivo la identificación de las especies, su clasificación y cuantificación, pero sin un objetivo de manejo sostenido, el bosque era visto como un banco de tierras agropecuarias y como un obstáculo para el desarrollo.
 
Desde la creación del programa y Facultad de Ingeniería Forestal de la Universidad Distrital en 1.952 se inicia el estudio serio sobre el recurso forestal. Con las primeras tesis de grado elaboradas por los Ingenieros forestales en la década de los 50`s se inicia el estudio de los bosques con una visión de manejo sostenido y aplicando el proceso científico como por ejemplo el inventario y manejo de rebrotes y regeneración natural del Quercus humboldtii en la reserva forestal de Virolín en el departamento de Boyacá por parte del profesor Jorge Becerra en 1.956.
 
Durante la primera década de la Ingeniería Forestal en el país, se inicia el estudio del recurso mediante técnicas estadísticas, a través de inventarios de bosques, determinación de volúmenes comerciales de maderas, el estudio de cuencas y la posición de Ingenieros Forestales en cargos estratégicos gubernamentales, donde se iría influyendo en la toma de decisiones y cambio de visión sobre los bosques y recursos naturales. Los  primeros ingenieros graduados por la Universidad Distrital en 1955 fueron: Hipólito Camargo, Carlos Gustavo González, Eliseo Enríquez, Jaime Galindo, Ricardo Lombo, Amilkar López, Elmo Montenegro, Germán Clavijo y Jorge Becerra.
 
Los primeros Ingenieros Forestales fueron ocupando cargos en el Ministerio de Agricultura y gobernaciones departamentales, encargados del manejo de las aguas (inicio del manejo de cuencas), incluyendo las primeras reforestaciones con fines protectores y de restauración y recuperación de áreas degradadas, influenciados por las orientaciones dadas por los técnicos, agrónomos e Ingenieros Forestales venidos de Estados Unidos, mediante la asistencia técnica ofrecida por la Secretaría de Agricultura; fue así como se reforestaron las cuencas altas de los ríos Bogotá, Cali y Medellín, principalmente por coníferas, por la experiencia que sobre estas especies tenían los profesionales estadounidenses. Los estudiantes y recién egresados Ingenieros Forestales de la Universidad Distrital y de la Universidad Nacional de Medellín, participaron activamente en prácticas académicas en estas plantaciones, las cuales fueron la base para la selección de las especies que luego sirvieron para los programas de reforestación comercial.
 
El primer huerto semillero de una especie forestal fue instalado en el país en 1.976 por parte de Cartón de Colombia, el Cupressus lusitánica y fue producto de la selección de 40 árboles plus de una minuciosa calificación de más de 3'200.000 de árboles que habían sido plantados en la década de los años 50`s; otras especies como el Pinuspatula, Pinus radiata y P. maximinoi, fueron algunas de las plantadas en esa primera década.
 
En esta primera década, fueron sólo 9 los primeros egresados pero destacados como fue el caso de Hipólito Camargo, por haber sido el primer decano de la Facultad de Ingeniería Forestal de la Universidad del Tolima; Elmo Montenegro primer Ingeniero Forestal en trabajar en la FAO, en donde se pensionó y Jorge Becerra por haber sido el primer Ingeniero Forestal en ser rector de la Universidad Distrital. Todos los demás se destacaron en sus respectivos trabajos abriendo paso a las futuras generaciones presentando la Ingeniería Forestal a la sociedad colombiana.
 
En los años 60's, con las nuevas tecnologías y equipos adquiridos de Alemania y Estados Unidos, junto con la llegada de profesores alemanes y holandeses, el desarrollo de la Ingeniería tuvo un auge inusitado, destacándose en el campo de las cuencas hidrográficas, tecnología de maderas, inventarios, ordenación y aprovechamiento de bosques; de igual manera la administración pública y la creación de nuevas entidades dio cabida a Ingenieros Forestales, destacándose el Instituto geográfico "Agustín Codazzi", que empleó a mas de 20 Ingenieros en el área catastral, Incora y Corporación del Valle del Magdalena, que hacia finales de la década se transformó en el Inderena. Con la creación del Centro Interamericano de Aerofotografía –CIAF-, se inició la capacitación de un gran número de Ingenieros Forestales, que luego integraron las nóminas de las entidades antes mencionadas y de otras regionales que tuvieron en los especialistas en Aerofotonterpretación los profesionales de planta para los estudios regionales y nacionales de los recursos naturales. Sobresalen también en esta década las investigaciones sobre maderas, por parte del el Instituto de Investigaciones Tecnológicas de la Madera de la Facultad de Ingeniería Forestal, que determinó las propiedades físicas, mecánicas y de trabajabilidad de más de unas 300 especies forestales nativas de los bosques naturales del país.
 
El aprovechamiento de los bosques naturales fue una de las mayores actividades de los Ingenieros Forestales en esta década, incluyendo los inventarios, estudios de ordenación, aprovechamiento y transformación de la madera, prácticamente todos los bosques del pacífico fueron inventariados y dados en concesión a empresas nacionales y extranjeras, destacándose: Chapas de Nariño, que aprovechó los bosques de guandal de Nariño y sur del Cauca, Codemaco, Lizcano Hermanos, que aprovecharon los bosques de guandal y manglar del departamento del Valle respectivamente, maderas de Riosucio, maderas del Darién, maderas de Urabá, que aprovecharon los bosques de catival. Los Ingenieros forestales ocuparon los diferentes cargos en toda la cadena productiva, desde los diseñadores y ejecutores de los inventarios, incluyendo la cartografía mediante fotointerpretación, el trabajo de campo, el análisis estadístico de los datos y elaboración de los planes de aprovechamiento, hasta la extracción y transformación de la madera. Muchos formaron sus empresas consultoras e incluso alcanzaron a ser propietarios de algunas; de todas estas empresas consultoras que se crearon en esa década, tan solo queda IFCAYA, (Ingenieros Forestales y Asociados), cuyo gerente es el Ingeniero Forestal Carlos Alonso, egresado en 1.962 y cuya tesis trata del manejo de los bosques de guandal, constituyéndose en la empresa Consultora de Ingenieros Forestales más antigua del país (desde 1.968).
 
Las promociones a inicios de los años 60's eran anuales y entre los graduados de entonces se destacan Gonzalo de las Salas, primer Ingeniero Forestal doctorado en Suelos y Ecología, Israel Acosta, Master en maderas, decano y luego empleado del Banco Mundial, luego en cada promoción se han destacado bastantes Ingenieros que han ocupado cargos destacados en empresas gubernamentales y privadas tanto nacionales como internacionales, conformándose en una diáspora que avanza por el mundo colaborando con el manejo sostenido de los bosques. En la década de los 60's el número de egresados no superaba los 140 y entre estos egresaron las primeras dos Ingenieras Forestales en 1.964, son ellas Isabel de Molina y Ligia Guacaneme en 1968.
 
En la década de los 70's, se inicia una nueva fase de la Ingeniería Forestal y del sector en general, con el recién creado Instituto Nacional de Recursos Natural –INDERENA-, que asume las funciones de la Corporación del Valle del Magdalena –CVM-, de investigar, administrar y supervisar el manejo sostenible de los recursos naturales renovables. Un gran número de Ingenieros Forestales, junto con biólogos, geógrafos, agrólogos, agrónomos, antropólogos entre otros retomaron las investigaciones iniciadas desde la Expedición Botánica a finales del siglo XVIII, continuadas luego por la Comisión Corográfica dirigida por Agustín Codazzi a mediados del siglo XIX. Constituyéndose en la principal fuente laboral del sector público de los ingenieros Forestales, de allí salieron luego para las empresas privadas y corporaciones regionales que se fueron conformando. En el Inderena confluían Forestales de todo el país y de las tres facultades existentes en ese momento, de tal manera que la unión gremial y la confraternidad fue una característica sobresaliente durante los 25 años de vida del Inderena, constituyéndose la Asociación Colombiana de Ingenieros Forestales, ACIF creada desde 1.959, en una agremiación fuerte e influyente en la toma de decisiones sobre políticas públicas.
 
Otra actividad que iniciaron y lideraron los Ingenieros Forestales de la Universidad Distrital, fue el de la declaratoria, planificación, ordenación y manejo de los Parques Nacionales y otras Áreas Silvestres Protegidas, en la década de los años setenta y buena parte de los ochenta, más del 90 % de los parques y áreas protegidas fueron administrados por Ingenieros Forestales. Hasta 1997 fue el único programa de pregrado que tenía dentro del plan de estudios una asignatura sobre manejo y ordenación de parques y áreas silvestres.
 
Las acciones y resultados más destacados en el sector durante los años 70's fueron:
 
Elaboración del mapa de bosques del país; inicio de la reforestación comercial a gran escala liderada por Smurfit Cartón de Colombia; 
Desarrollo del proyecto de investigaciones y desarrollo forestal Inderena-FAO, con el asesoramiento de Investigadores internaciones en Genética y fitomejoramiento, Economía Forestal, Silvicultura de bosque natural, Industria y transformación y plagas y enfermedades
Creación del banco nacional de semillas forestales, en el parque de La Florida, Bogotá; Centro de investigación para la prevención de plagas y enfermedades en Piedras Blancas, Medellín; 
Creación de CONIF 1.974 (Corporación Nacional de Investigación y Fomento Forestal);
Desarrollo del proyecto de aprovechamiento e industrialización del bosque tropical en el Carare-Opón, que aunque se creó a finales de la década anterior, floreció en esta; Creación de la subgerencia de Bosques del Inderena, con las direcciones de Investigación, reforestación y administración de los bosques naturales, de tal manera que se tuvo un sistema de administración de los bosques en cabeza de un Ingeniero Forestal que dirigía la actividad a nivel nacional; 
Desde el punto de vista político, los Ingenieros comenzaron a incursionar como alcaldes en Ocaña y Melgar y en la Cámara de representantes por parte del Ingeniero Atilio Moreno de Buenaventura.
El número de egresados en esta década llegó cerca de los dos centenares.
 
En la década de los 80's se consolidan los procesos iniciados en la década anterior, la reforestación se incrementa con la ley 5ª y la ley 20 de 1.979, que tiene como objetivo promover la creación de nuevas empresas que creen empleo, beneficiándose entre estas las Reforestadoras, es así como 1981 se destaca como el año con mayor reforestación en tres década gracias a la creación de las grandes industrias que se destacan actualmente como: Refocosta y Monterrey Forestal, lográndose reforestar 30.000 hectáreas. Desafortunadamente la ley contemplaba la inversión por una sola vez, de tal manera que se redujo en los siguientes años la actividad, llegando al final de la década a reforestar menos de 10.000 hectáreas año.
 
Desde el punto de vista de la administración pública, se fueron creando Corporaciones autónomas regionales con cubrimiento departamental, desvirtuando la filosofía de manejo de los recursos naturales bajo el concepto de unidad hidrográfica como es la cuenca hidrográfica y quitándole jurisdicción y poder administrativo de los recursos naturales al Inderena, primando "el criterio politiquero regional".
 
Se consolida la investigación forestal en Smurfit Cartón de Colombia e Inderena y algunas corporaciones autónomas regionales como la CVC, CAR, Corpourabá entre otras; se terminan las Concesiones y se otorgan permisos de aprovechamiento por áreas, debilitando el manejo sostenido de los bosques.
 
Se destacan los siguientes eventos en esa década:
 
Elaboración de un plan de investigaciones forestales a mediano plazo
Plan de Acción forestal para Colombia, como una política forestal impulsada o patrocinada por la FAO para los demás países latinoamericanos.
Se incrementa la investigación forestal en plantaciones en genética y fitomejoramiento con la instalación de huertos semilleros de Pinus patula, Pinuso ocarpa, Eucalyptus grandis, Eucalyptus globulus y el primer huerto semillero de una especie nativa la Pochota quinata por parte de Monterrey Forestal. 
El número de egresados en esta década fuede aproximadamente 230.
 
En los 90's, cuarta década de la Ingeniería Forestal, se destaca el auge del ambientalismo con una visión proteccionista de la administración de los bosques naturales y la oposición a la reforestación con las especies introducidas.
 
La terminación del Inderena y la creación del Ministerio del Medio Ambiente, ocasiona la pérdida de poder y de posicionamiento del Ingeniero Forestal siendo reemplazado por biólogos y ambientalistas que ocuparon los cargos importantes en el Ministerio de Ambiente. Durante los dos primeros años de la creación del Ministerio se tuvo la dirección de bosques con la dirección de un biólogo, pero a partir del 3er año se reestructuró el Ministerio y se creó la Dirección de Ecosistemas, donde el bosque pasó a ser un recursomás y se diluyó la administración coherente del bosque.Toda la investigación que venía realizando el Inderena y algunas Corporaciones Autónomas regionales se perdió, principalmente sobre manejo del bosque natural y domesticación de especies nativas, retrocediendo varias décadas y dejando a las especies nativas huérfanas y en desventaja con respecto a las introducidas.
 
El campo laboral del Ingeniero Forestal se diversificó, ampliándose a la parte ambiental, en la minería e hidrocarburos para elaborar estudios de impacto ambiental, inventario de plantaciones y de otros cultivos como el censo cafetero y censo agropecuario, aprovechando la fortaleza en el manejo y uso de las técnicas de sensores remotos.
 
Los eventos más importantes de la décadas de los 90's fueron:
 
Terminación del Inderena y creación del Ministerio del Medio Ambiente
Creación de más de 30 Corporaciones Autónomas regionales
Estancamiento de la reforestación comercial
Aumento de la restauración y áreas de conservación 
Terminación de la mayoría de empresas industriales a partir de la madera del bosque natural, principalmente del Pacífico.
Un nuevo Ingeniero Forestal  logra llegar a la Cámara de representantes, el Ingeniero Armando Amaya Álvarez egresado en 1.974 y que antes había sido Secretario de Agricultura de Norte de Santander, Alcalde de Ocaña y miembro del Comité Nacional de Cafeteros
El Ingeniero Carlos Molina, egresado en 1.964 y quien anteriormente había sido director del extinto Centro Interamericano de Fotointerpretación –CIAF-es nombrado rector de la Universidad Distrital, previamente habían sido rectores los Ingenieros Forestales Jorge Becerra, Germán Clavijo, Héctor Rojas y Yesid Navas.
Auge y desarrollo del ordenamiento territorial.
Durante los años 90's se graduaron unos 320 ingenieros e ingenieras forestales aproximadamente.
 
La primera década del siglo XXI, se inicia con la consolidación del Ministerio del Medio Ambiente y del Sistema Nacional Ambiental compuesto además por las 33 Corporaciones Autónomas regionales, con un sector que no logra colocarse en el lugar de privilegio en la economía nacional.
 
Se crea la Federación Nacional de Maderas, Fedemaderas como entidad gremial que agrupa a los industriales de la madera, reforestadores y todas las empresas y entidades interesadas en el desarrollo del sector forestal, la Universidad no podía estar ausente de esta agremiación y hace parte como miembro activo y en la junta directiva.
 
Retomando un espacio geográfico en el que fue participe la Universidad varias décadas atrás, el proyecto curricular participa en el proyecto de desarrollo forestal del Carare-Opón, siendo uno de los convenios de mayor impacto regional y que contó con amplia participación de docentes, estudiantes pasantes y egresados.
 
En convenio con el Jardín Botánico de Bogotá, el proyecto curricular participa en el primero censo arbóreo de la Capital, ejercicio que alcanza reconocimiento a nivel latinoamericano  y que permitió establecer por primera vez el inventario forestal urbano de la Capital.
 
Se inicia un proceso legislativo con el propósito de lograr una ley forestal que organice el sector, promueva el manejo  sostenido del bosque natural mediante el inventario y ordenación de los bosques y el fomento a la reforestación comercial. El colega Armando Amaya, se convierte en actor importante para lograr la aprobación de la ley que aunque polémica, logra agrupar las diferentes tendencias y visones sobre el desarrollo del sector. Desafortunadamente sectores ambientalistas y conservacionistas que no comprender que el bosque se puede manejar sosteniblemente, lograron que se declarara inexequible la ley que tan solo duró dos años vigente, echando abajo los pocos avances que había logrado y dejando huérfano al sector forestal, desde el punto de vista de soporte legal para propiciar su desarrollo y de administración pública. Nuevamente se logra la aprobación de una nueva ley, esta vez disminuida, ya que tan solo trata del fomento a la reforestación comercial olvidando el bosque natural, pero una vez aprobada es nuevamente declarada inexequible. En el momento está en trámite ante el Congreso un nuevo intento de tener una ley forestal que pueda asegurar jurídicamente en desarrollo de la reforestación comercial en el país.
 
Los eventos más importantes de esta última década de nuestra Ingeniería Forestal donde los egresados han sido protagonistas son:
 
Aprobación de un Plan Nacional de Desarrollo Forestal a 25 años
Proyecto de Desarrollo Forestal del Carare-Opón
Auge y desarrollo de la disciplinas de arboricultura y los sistemas de información geográfica.  
Censo arbóreo de Bogotá.
Intento de tener una ley forestal, inicialmente integral que tuviera en cuenta el bosque natural y su manejo sostenible y la reforestación comercial y luego dos intentos por tener una ley que propicie el desarrollo de la reforestación comercial.
Acreditación de Alta Calidad del proyecto curricular de Ingeniería Forestal de la Universidad Distrital por siete años, constituyéndose como el primer proyecto a nivel nacional y el primero en la Universidad con este título por siete años.
Reforma curricular en créditos académicos con atención a consulta realizada con egresados y análisis del plan de estudios previo.
El número de egresados forestales de la Universidad Distrital en la última década superó la suma de todos los egresados de las décadas anteriores. En total desde 1955 a la fecha, son alrededor de 1950 y un millar de estos fueron graduados desde el año 2000.
En la última década se han graduado en cifras equilibradas tanto hombres como mujeres e incluso en algunos años ha sido mayor la participación femenina.
Inicio de la Maestría en Manejo, Uso y Conservación del Bosque, posgrado surgido por iniciativa de docentes del proyecto curricular.
En 2007 el Ingeniero Forestal Heliodoro Sánchez Páez docente del programa de Ingeniería Forestal recibe el premio mundial Kenton Miller a la Innovación para la Sostenibilidad de las Áreas Protegidas, por el propio Doctor Kenton Miller. 
Se institucionaliza el Herbario Forestal dedicado al dendrológo Gilberto Emilio Mahecha Vega quien fue su creador en la década del sesenta.   
Como puede apreciarse en este rápido recuento de la Ingeniería Forestal en el país, los Ingenieros Forestales hemos sido actores principales en el desarrollo del sector, algunas veces de primer reparto otras de segundo, pero siempre presentes en todos los eventos estratégicos. Se inicia una nueva época donde se ha logrado interesar a los políticos y empresarios para que el sector forestal logre consolidarse en la reforestación comercial para atender la creciente demanda interna y externa, para restaurar los más de 20 millones de hectáreas de vocación forestal que debiendo estar en bosque están en potreros o en agricultura no sostenible y que están ocasionando los graves desastres invernales y las grandes extensiones de zonas afectadas por la minería, solo estas actividades demandarán gran cantidad de profesionales forestales cada vez más especializados en áreas tan vitales como: genética y fitomejoramiento, sanidad forestal, restauración ecológica, manejo sostenido de la biodiversidad, industria de la madera, Sistemas de información geográfica, economía forestal, nutrición y fertilización entre otros.
 
Con la apertura económica, los diferentes tratados de libre comercio que se firmarán, el reto es aumentar la competitividad y manejar sosteniblemente nuestra principal ventaja comparativa: la biodiversidad, donde los Ingenieros Forestales jugaremos un papel estelar.