Concentra sus esfuerzos en el conocimiento, el reconocimiento y la práctica académica, investigativa y de extensión sobre los espacios sociales, culturales y políticos de base que estructuran la vida social y el mundo público para identificar en ellos tanto las formas más localizadas del conflicto y la violencia como las estrategias más vigorosas para emprender procesos de reinvención social que permitan la restitución o el fortalecimiento de la ciudadanía, desde la plenitud del ejercicio de los derechos para una democracia sustentada en la equidad social, la diversidad cultural y el pluralismo político.